A pesar de su falta de efectividad, Sevilla pudo pasar a octavos de Europa League

Tras haber ganado en la ida con amplia comodidad en el marcador, por 3-1 ante Dinamo Zagreb en el Ramon Sanchez Pizjuan, el equipo integrado por los argentinos Papu Gómez, Lucas Ocampos, Gonzalo Montiel y Marcos Acuña, viajó a Croacia y no pudo efectuar sus chances, y terminó cayendo 1-0, aunque le alcanzó para clasificarse a la próxima fase.

A pesar de haber sido el encuentro con más remates al arco por parte de los dirigidos por Lopetegui en todo lo que va del corriente año, con 15 disparos totales, también fue el partido que menos pudo concretar sus chances, siendo el único (junto con el de Osasuna) que el Sevilla no convierte al menos un gol.

Esto debido, en su mayor parte, por lo planteado por los españoles teniendo en cuenta su resultado previo y la búsqueda por no generar grandes cantidades de situaciones con tenencia, sino más atacar en velocidad o intentar los disparos desde afuera del área, en lo que faltó más precisión. Desde ahí, el entrenador deberá corregir los errores del equipo de cara a, en principios el clásico ante Betis el domingo, y luego ya pensando en la próxima eliminación de octavos de final, con el fin de acercarse a un nuevo trofeo tan conocido por los sevillanos.