Aaron Molinas: el recurso necesario en Boca

Boca consiguió su segunda victoria al hilo este fin de semana ante Rosario Central, y a pesar de haberse reforzado de muy buena manera en todas las posiciones con la llegada de Figal, Benedetto, Oscar Romero, Pol Fernandez, entre otros, Battaglia sigue sin encontrar el funcionamiento del equipo.

Y en el banco, una de las promesas del futbol argentino: con la numero 16 y unos botines negros, lo apodan el mini Juan Roman, por el parecido en la pisada y en el control de la pelota. Y también por su posición en la cancha.

Aaron Molinas, surgido en las inferiores de Boca, a sus 21 años demuestra esa distinción que lo hace tener lo necesario para ganarse un lugar tan disputado en el mediocampo. Y es que, apenas entra a la cancha, cambia la actuación del equipo. Tiene las características propias de un organizador del juego; de aquel enganche. Ofreciéndose todo el tiempo como opción de pase, y su capacidad de distribución desde el medio, con una técnica inmejorable, acertando siempre el destino, lo convierten en ese jugador que necesita el Xeneize para mejorar colectivamente.

Contra Rosario Central, a pesar de estar ganando, el equipo se veía partido, con el esquema elegido por el entrenador. Si presionaban alto, nunca era en conjunto, por lo que los rosarinos encontraban fácilmente la superioridad para atacar, sobretodo con Vecchio, la figura de ese equipo. La intencion de recuperar y ser vertical con Benedetto y Villa habia salido pocas veces y Boca quedaba inconexo del mediocampo.

Cuando Molinas entro a la cancha, con el partido 1-0 en favor de su equipo, Pol Fernández encontró un socio en la creación y ambos pudieron ser opción de pase para el otro, armando un mejor Boca desde la tenencia, y no tanto desde el vértigo. Aaron junto al equipo desde la pelota, generaba la circulación para encontrar espacios que pudieran atacar con mas eficacia los delanteros. Así, él mismo genero el pase en profundidad que le daría el 2-0 desde Fabra.

Luego Rosario Central, con algunos cambios dando aire al equipo, pudo descontar ante un Boca que quedó mal parado, pero que encontró un mejor funcionamiento, dando la rotación que tanto recalca el entrenador, y pudo quedarse con los tres puntos.

Ahora, pensando ya en el clásico contra Independiente el sábado a las 21.30, Molinas se perfila como titular en el 11 inicial, luego de sus 30 minutos mágicos en el Amalfitani.