Boca se entrenó en Ezeiza y Battaglia analiza rotar el equipo ante Independiente

En el primer entrenamiento del miércoles, Sebastián Battaglia y los jugadores de Boca hicieron futbol con algunas modificantes en el esquema como era de esperarse y algunos nombres con el fin de dar rotación a sus jugadores y poder encontrar finalmente el funcionamiento que quiere el entrenador para su equipo.

La principal diferencia pasó por el cambio de esquema, del 4-3-3 que había usado Boca durante el semestre pasado y el inicio de este, paso a un 4-2-3-1 con la idea de conseguir mayor movilidad, posesión y creación desde el mediocampo, luego de percibir los cambios entre el primer y segundo tiempo ante Rosario Central.

Así, con ello, en las practicas hizo cuatro modificaciones, de las cuales tres estarían aseguradas para el partido frente a Independiente, el próximo fin de semana.

El regreso de Rojo a la zaga central por Zambrano, que había salido con el fin de seguir probando defensores de cara al comienzo de la Copa Libertadores, donde sus titulares no podrán estar por suspensión. Además, la importante vuelta de Ramírez luego de su lesión, por el Pulpo González en el volante por izquierda, donde volvería a jugar y Pol Fernández pasaría a jugar por derecha.

Molinas, que luego de sus 30´ frente al club rosarino terminó de ganarse la titularidad (si es que lo necesitaba) y jugará en sustitución de Eduardo Salvio, que no se encuentra en su mejor rendimiento en el arranque del torneo, concretando ese cambio la salida de un extremo por un volante de creación, más cerebral.

El ultimo cambio que hizo el entrenador, sorpresivo, pero solo- a priori-para cuidar y no exponer a altas exigencias al jugador fue la salida de Darío Benedetto por Orsini, para acompañar a Villa en la delantera. De igual manera, el 9 de Boca será titular ante Independiente y descansaría la próxima fecha, ante Huracán.

Finalmente, y ya pensando en sumar un relevo, Oscar Romero, recientemente llegado, y luego de completar entrenamientos a un alto nivel, jugó 20 minutos y estará convocado el fin de semana, con la gran posibilidad de sumar minutos entrando desde el banco.