Dembele: el mejor asistidor del mundo

Con un doblete de asistencias en el clásico ante el Real Madrid, Ousmane Dembélé ya lleva siete en sus partidos de Liga en 2022, algo que ningún otro jugador había mantenido en los tres primeros meses de los últimos diez años como lo hizo el extremo del FC Barcelona, algo que termina de mostrarse de gran importante luego de un mal presente antes de enero dentro del club, con una posible salida dispuesta.

Ousmane Dembélé fue uno de los jugadores más destacados en la goleada del FC Barcelona al Real Madrid con dos asistencias, una a Pierre-Emerick Aubameyang, con el que vuelve a construir una conexión explosiva, y otra a Ronald Araujo, no solo por su participación directa en los goles, sino también por su actuación sin pelota, dándole amplitud al equipo, y con ella, transformando cada toque en una acción de peligro al Real Madrid, por su desequilibrio individual. Después de todo lo sucedido en el mes de enero sorprende ver este nivel del francés, que está uno de sus mejores momentos desde que llegó al Camp Nou.

Xavi quiso aprovechar a Dembélé como un recurso más de su plantilla y lo ha acabado recuperando para la élite, siendo uno de los grandes titulares en el equipo. El extremo ha jugado siete partidos de Liga en lo que llevamos de 2022 y en ellos ha repartido siete asistencias.

Y es que, los tres primeros meses de Dembélé en este año son de los mejores en estadística de asistencias de un jugador de las grandes ligas en la última década. De hecho, en promedio por partido, nadie había logrado siete pases de gol en siete encuentros entre enero y marzo desde 2012.

Tan solo dos ex madridistas se asemejaron en este sentido, Mesut Özil y Ángel Di María. El alemán, aún en el Real Madrid, dio siete asistencias en sus primeros nueve partidos de Liga de 2013, misma cifra que el argentino en 2020 con el PSG, ambos con un ratio de 0.78 por encuentro.

Lo que resulta muy importante para Dembélé, que comparte un presente parecido, en ese sentido, al que tuvo Leo Messi en el año 2015, cuando entre el 1 de enero y el 31 de marzo dio 8 asistencias en 12 encuentros (0.67). Pero, además, les suma un gol en Liga a estas siete asistencias providenciales en la racha blaugrana, sin nombrar que el FC Barcelona nunca ha perdido cuando el francés ha marcado o servido un gol a un compañero. El balance cuando esto sucede es de 45 victorias y seis empates para los azulgranas.