El Gobierno de España toma cartas en la situación de racismo de Vinicius

Las deprimentes escenas de racismo de Civitas Metropolitano la noche del domingo han llegado directo a los más altos cargos del país. Hubo un disgusto generalizado a nivel internacional luego de los fuertes y numerosos cánticos de los fanáticos del Atlético de Madrid el domingo por la noche llamando mono a Vinicius Junior del Real Madrid .

Desde entonces, La Liga ha declarado que están investigando el asunto, mientras que el Atleti emitió un comunicado condenando las acciones y afirmando que había pedido a las autoridades que identificaran a los infractores para poder tomar medidas contra ellos.

Incluso el presidente del Gobierno español se ha pronunciado al respecto. Hablando desde Nueva York sobre asuntos de la OTAN, Pedro Sánchez le dijo a Mundo Deportivo que esperaba una acción firme de Los Colchoneros.

“Soy un gran seguidor del Atlético de Madrid, así que estaba muy triste. Esperaba un mensaje contundente de los clubes contra este tipo de comportamientos. Y esto es lo que le pediré a mi equipo”. Por su parte, el secretario de Estado para el Deporte, José Manuel Franco, también adelantó que la ley entraría en acción.

“Estoy seguro de que la mayoría de los seguidores del Atlético de Madrid no son racistas. Aplicaremos todo el peso de la ley”. Franco, cuyos comentarios cubrió Marca , también pidió la plena colaboración de los clubes para acabar con el racismo en el fútbol español de una vez por todas.


“Tenemos que analizar toda la información que llega a la Comisión Antiviolencia y eso será trasladado a la justicia para que actúe”.

“Sin el apoyo de los clubes será imposible acabar con esto. Sé de boca [del accionista mayoritario del Atlético de Madrid] Gil Marín que tiene una clara intención de poner fin a este [racismo]”.

Queda por ver qué medidas se tomarán realmente. Ha habido numerosos incidentes de racismo antes en el fútbol español y la respuesta rara vez ha sido fuerte. La cantidad y el volumen de los cánticos del domingo sugieren que un cambio de actitud común hacia el racismo podría ser aún más necesario.