El nuevo formato del Fair Play Financiero de UEFA y una dura sanción por incumplimiento

A partir de la próxima temporada, siempre que se apruebe por la Junta Ejecutiva el 7 de abril, se utilizará el nuevo Fair Play Financiero que la UEFA ha terminado de diseñar. Según informa el diario The New York Times, el organismo regulador del fútbol europeo lleva años buscando una fórmula alternativa al modelo actual, que ha despertado varias polémicas, y ahora, tras debatir y descartar varias ideas, ha dado definitivamente con la nueva ley de control económico.

Teniendo en cuenta que hasta el momento, el Fair Play Financiero abalaba contextos polémicos, y perdonaba algunos errores, con el fin de mantener la igualdad competitiva entre los grandes europeos, se mantenía lejos de resumir en realidad el equilibrio entre ingresos-gastos y perdidas en un periodo de tres años. Por lo que, desde hace tiempo, la UEFA ha estado buscando desesperadamente una alternativa al actual, y al parecer lo ha conseguido a través de concretar que el gasto de la plantilla no podría superar el 70% de los ingresos anuales del club.

En caso de ser aprobada esta radical reforma, no se impondría de inmediato, sino que lo haria de forma paulatina y progresiva; y los clubes afrontarían tres años de adaptación, en los que UEFA les permitiría gastar el 90% de sus ingresos en costes de plantilla. Ahora sí, pasadas tres temporadas, ese 90% se deberá convertir, sin excepción en un 70%. Y es que, por el momento, hay cerca de cuarenta clubes que no podrían asumir a día de hoy esta nueva normativa o que ya tendrían problemas con el Fair Play Financiero actual que se encuentran en negociaciones con el organismo en los llamados acuerdos de conciliación.

De igual manera, algo que pareciera llegar a cambiar es el tema de los castigos; y es que, uno de los principales problemas del Fair Play Financiero a lo largo de estos años es que no existían demasiadas certezas en torno a los castigos que se impondrían a aquellos que incumplieran las normas. Ahora, UEFA quiere cambiar ese problema con una estrategia bien marcada desde el primer día.

Teniendo en cuenta que, aunque se quiera, su reglamento no será sumamente estricto, y es que, se permitirá un pequeño desnivel de algo más de diez millones de euros a los clubes, siempre y cuando no hayan tenido problemas financieros con anterioridad y sus cuentas estén saneadas.

Pero, a las ya conocidas y clásicas multas económicas o amenazas con la expulsión de competiciones europeas durante un período determinado, se unen otras dos nuevas sanciones. En primer lugar, un posible descenso de torneo. Si un equipo Champions incumple el nuevo Fair Play Financiero podrá bajar de competición y ser parte de la Europa League. Del mismo modo sucede de Europa a Conference League.