Gareth Southgate, entrenador de Inglaterra, no ve ningún beneficio en boicotear el Mundial de Qatar

La invasión de Rusia a Ucrania ha desatado un número gigantesco de reacciones contra el país invasor. En el mundo del fútbol, el posicionamiento ha sido unánime, con denuncias y acciones que buscan marginar al país ruso. Desde el cambio de sede de la final de la Champions a la ruptura de contratos publicitarios de Schalke 04 y Manchester United. Aunque por otro lado, de cara al Mundial que se disputará en Qatar también han surgido varias criticas por la cultura, entre otras cosas, polémico de el país asiático.

Pero, por el lado de la selección inglesa, en manos de Gareth Southgate, ha insistido en que Inglaterra no lograría nada boicoteando la Copa del Mundo de este año en Qatar. Y es que, se han planteado interrogantes desde que el estado del Golfo obtuvo la final en 2010, dadas las presuntas violaciones de derechos humanos y malos tratos a los trabajadores migrantes.

Los jugadores y el personal de Inglaterra mantuvieron conversaciones para ver cómo podían encontrar formas de tratar de ayudar a generar cambios antes del torneo dentro de ocho meses, pero boicotear el torneo ciertamente no es una opción que reveló Southgate. “Realmente no sé lo que eso lograría”, dijo. “Sería una gran historia, pero el torneo seguiría adelante. El hecho, desafortunadamente, es el problema más grande, que no es religioso ni cultural, es lo que sucedió con la construcción de los estadios y tampoco hay nada que podamos hacer al respecto, lamentablemente».

Además, agregó: “Sabemos desde hace ocho años que esto va a ser en Qatar. ¿Es la postura en contra de Qatar como país? Estamos entrelazados, como lo estamos viendo con Rusia, con todo tipo de inversiones en este país. Esto es complicado. Los problemas en sí no son complicados; todas las repercusiones de las relaciones diplomáticas y el trato con otros países y otras organizaciones son extremadamente complicados”.