La razón estadística por la que Benzema es irremplazable en el Real Madrid

Las primeras ausencias de Benzema fueron paliadas por el sobreesfuerzo -y crecimiento- de Vinicius, Valverde y un Rodrygo reconvertido en ‘nueve de emergencia’. Pero a pesar de eso todavía no se lo puede reemplazar y la fatiga muscular que ha afectado a Karim ha terminado por acalambrar al conjunto. Una suerte de invencibilidad mantuvo a flote la racha ante el Sevilla, pero el Leipzig y el Girona han humanizado a los de Ancelotti. El Madrid está llegando con lo justo desde lo físico a este sprint final preMundial y, para seguir a flote, Benzema es imprescindible.

Más allá de la derrota -la primera del Real Madrid en la temporada- en el RB Arena (3-2) y un empate (1-1) sumado con polémica (penal de Asensio, tanto anulado a Rodrygo…) en la visita al Bernabéu de los gerundenses, ha habido cierta sensación de falta de clarividencia y creatividad en tierra hostil. Eso que aporta de manera natural un Benzema que dirige, ejecuta y lidera sin despeinarse.

Sin el de Lyon, el disparo lejano, recurso convertido en arma con Valverde como abanderado, se convirtió en clavo ardiendo. De los 19 tiros del Madrid contra el Girona, 10 llegaron desde más allá del rectángulo, el 52,6%. Una virtud que, por momentos, no fue complemento sino escapatoria ante la falta de ideas.

No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, dicen, pero Carlo Ancelotti lo tiene claro. “Viendo a Karim uno entiende cómo tiene que jugar un delantero centro en el Real Madrid”. Ancelotti ponía así en valor días atrás a un Benzema que multiplica su importancia con sus últimas ausencias. La temporada pasada, cuando los partidos y las eliminatorias se oscurecían, ahí estaba el Balón de Oro sacando brillo a su galardón futuro. 44 goles, 15 asistencias, participando en un tanto cada 66,4 minutos.

Palabras mayores que hacen que el Madrid suspire por ese Karim cuando aparecen las curvas. O, al menos, por una versión más terrenal como la de esta temporada, donde sus 6 goles (y una asistencia), uno cada 133 minutos, se quedan cortos en la comparación personal. Pero solamente por el altísimo techo de la expectativa. Además, en las fechas señaladas no ha fallado a su cita goleadora