Los grandes cambios reglamentario de la FIFA: se mantiene los 5 cambios

Se han dado a conocer, desde el Mundo Deportivo, los principales cambios normativos aprobados por la IFAB para la próxima temporada 2022-2023, donde entre lo más importante, se encuentra la incorporación permanente, dentro de la Regla 3, los cinco cambios que hasta ahora eran una medida transitoria por la pandemia. Así, en el apartado 2 de esa Regla queda claro que “En los partidos de competición oficial organizados por la FIFA, las confederaciones o las federaciones nacionales de fútbol, se podrá utilizar un máximo de cinco sustituciones».

Otro de los cambios están en la Regla 10 donde desde ahora, en caro es llegar a la tanda de penaltis “también podrán ser expulsados miembros del cuerpo técnico”. De igual manera, llega en la Regla 12 (de las Faltas y conducta incorrecta) infracción por mano del guardameta. En relación con el portero al evitar una ocasión manifiesta de gol :”Cuando un jugador evite un gol o una ocasión manifiesta de gol del equipo adversario cometiendo una infracción por mano, deberá ser expulsado, independientemente de dónde se produzca esta, salvo que se trate del guardameta en su propia área”.

Esta aclaración la IFAB la argumenta porque entiende que “podría malinterpretarse al parecer que se podría expulsar al guardameta por tocar el balón con la mano en su propia área. Por tanto, se ha añadido esta aclaración en la sección «Infracciones sancionables con expulsión» de la Regla 12.

Esta explicación se debe a que anteriormente el guardameta debía tener al menos parte de un pie tocando o pisando la línea de meta en el momento de ejecución de una pena máxima (ya sea aislada o integrada en la tanda de penales). Por tanto, en el caso de que el guardameta tuviera un pie por delante de la línea de meta y el otro por detrás de esta, se consideraba infracción técnica incluso aunque no se consiguiera así ventaja ilegítima alguna. Se ha reformulado el texto con el fin de evitar que se penalice dicha posición.

Para explicar esta modificación, se hace hincapié en que el espíritu de la regla conmina al guardameta a posicionar ambos pies en contacto directo con la línea de meta o directamente por encima de esta hasta que se ejecute la pena máxima; dicho de otro modo, el guardameta no podrá situarse ni por delante ni por detrás de línea de meta.