Matheus Cunha continuará intentando ganarse un lugar en Atlético de Madrid

Matheus Cunha demostró ser delantero con unas condiciones excelsas en el Atlético de Madrid. Sin embargo, nunca llegó a asentarse como el ‘9’ referencia. «Es un chico que nos dio todo lo que tenía», afirmó Simeone en rueda de prensa.

El pasado verano, cuando el uruguayo Luis Suárez ya se había ido por fin de contrato, cuando el Atlético de Madrid insistía en la búsqueda de un destino para Álvaro Morata, el club rojiblanco entregó el ‘9’ a Matheus Cunha como valor indudable de la convicción en el delantero brasileño, que, cuatro meses después, saldrá para siempre del Metropolitano al Wolwerhampton.

«El fútbol es así, como cualquier otro trabajo, hay quien manda porque en algún momento fue muy importante, tiene sus jerarquías y hay quien toma las decisiones y entonces tú también tienes que tomar las tuyas», lanzó el futbolista a través de sus redes sociales la pasada noche, sin especificar si iba dirigido a Diego Simeone o a la directiva, en su mensaje de despedida del club rojiblanco a través de Instagram.

La temporada de su consolidación en el conjunto madrileño, que pagó 30 millones de euros por él hace año y medio, y el momento de su irrupción en un Mundial, tras proclamarse campeón olímpico en Tokio 2020 (los Juegos Olímpicos se disputaron un año después, en 2021, por la pandemia de la COVID 19), ha sido todo lo contrario para el delantero de 23 años.

Relegado en su equipo y en la selección, no encontró la reafirmación esperada en el Atlético por su interesante curso anterior, cuando disputó 37 partidos, nueve de ellos de titular (tres de los cuatro últimos), marcó siete goles, entregó cuatro asistencias y convenció a todos, desde el cuerpo técnico a la directiva, de que su importancia crecería a toda velocidad.

Ni jugó el Mundial de Catar 2022, fuera de la lista de Tite, del que había sido fijo, incluso sin la titularidad en su club, durante el último año.

Lo primero, su rendimiento en el Atlético en esta campaña, incidió directamente en lo segundo. También en su salida en este mercado invernal, cuando el club rojiblanco necesita ingresos al mismo tiempo que las competiciones han menguado a dos (la Copa del Rey y la Liga, con el matiz de que, en esta última, su objetivo se limita ya a entrar en la Champions League).

En sus 510 minutos en 2022-23 a las órdenes de Diego Simeone, con tan solo dos de los 17 partidos disputados como titular (en las victorias por 0-2 en Sevilla, con él como extremo izquierdo, quizá en su mejor partido de este ejercicio, y 2-1 contra el Girona) no ha marcado ningún gol, con 16 tiros a portería, por debajo de la métrica de tantos esperados (1,8), pero por encima en asistencias, con dos, por las 0,8 que aguardaban las probabilidades.

En la pretemporada lo superó Morata (del que el Atlético no habría tenido ningún inconveniente antes en desprenderse de él, bien con su continuidad en el Juventus Turín o con alguna otra propuesta interesante, a principios del pasado verano). Se ganó la titularidad por delante de Cunha, que empezó la campaña con 7 minutos ante el Getafe, 20 ante el Villarreal, 7 frente al Valencia, 14 ante el Celta.

«Por sus características es el jugador ideal para el Atlético de Madrid. Está compitiendo con Morata, que está muy bien, con mucha fuerza, con gol, con un gran trabajo para el equipo. Y Matheus está fuerte, estuvo fuera un tiempo (fue baja por una lesión muscular en dos encuentros), lo necesitamos porque transmite energía, agresividad, intensidad, tiene gol, no tiene miedo… Es el tipo de jugador que necesitamos», expresó Simeone el pasado mes de septiembre.