Mbappe vuelve a entrenar al PSG sin vacaciones

La estrella de la Selección Francesa Kylian Mbappé volvió este miércoles a los entrenamientos con el Paris Saint-Germain (PSG). Se sumó así a la disciplina del equipo solo tres días después de la final del Mundial que ‘les bleus’ perdieron con Argentina en los penaltis.

El PSG colgó en su cuenta de Twitter unas imágenes de Mbappé saliendo de un furgón y entrando en el centro de entrenamiento del club, así como varias fotos de su encuentro con el entrenador, Christophe Galtier. Se acabó el Mundial para el atacante y, sin descanso, se puso ya a las órdenes de su técnico.

En un gesto de carácter, el joven delantero -cumplió 24 años este martes- ha querido significar así su compromiso, mientras la mayor parte de los jugadores que participaron en el Mundial, y en particular los que disputaron la final, se van a tomar vacaciones durante las Navidades.

Tras el receso por el Mundial de Catar, el equipo de la capital francesa tiene su próxima cita en la Ligue 1 el próximo día 28 en su campo del Parque de los Príncipes frente al Estrasburgo y el 1 de enero se desplaza a Lens para enfrentarse al equipo local, que es ahora el que le sigue inmediatamente en la clasificación, a cinco puntos de distancia.

Mbappé, uno de los grandes protagonistas de la final del Mundial del pasado domingo, dejó en evidencia su voluntad de liderazgo en la selección con su intervención en el vestuario al final de la primera parte junto al entrenador, Didier Deschamps, cuando Francia iba perdiendo 0-2 para subir el ánimo a sus compañeros y hacerlos reaccionar.

En unas imágenes divulgadas la joven estrella se dirigía al resto de jugadores para decirles: «¡Es un Mundial, chicos, es el partido de una vida! De todas formas, no lo podemos hacer peor de lo que lo hemos hecho».

Y añadió: «Volvemos al campo y o bien les dejamos que nos la jueguen o bien ponemos un poco de intensidad, vamos a los duelos y hacemos algo distinto. ¡Es la final del Mundial! Nos llevan dos goles de ventaja. Podemos recuperarnos. ¡Chicos, una cosa así solo pasa una vez cada cuatro años!».