Premier League: Chelsea peligra por la salida de uno de sus postores más importantes

El consorcio liderado por Ricketts anunció el viernes que retiró su oferta para comprar el club de la Premier League Chelsea, que está siendo vendido por el propietario Roman Abramovich.

Los propietarios de los Chicago Cubs y sus socios optaron por no presentar una oferta final por los Blues, y se entendió que los miembros del consorcio no podían ponerse de acuerdo sobre la composición final de su oferta. Los propietarios de los Cachorros, Tom y Laura Ricketts, se habían asociado con los multimillonarios estadounidenses Ken Griffin y Dan Gilbert en una oferta en efectivo para comprar los Blues.

Las ofertas finales debían presentarse al banco comercial de Nueva York Raine Group el jueves, pero el grupo liderado por Ricketts ahora retiró su candidatura.

«El grupo Ricketts-Griffin-Gilbert ha decidido, después de una cuidadosa consideración, no presentar una oferta final por el Chelsea FC», decía un comunicado de la familia Ricketts. «En el proceso de finalizar la propuesta, se hizo cada vez más claro que ciertos problemas no podían abordarse dada la dinámica inusual en torno al proceso de ventas. Tenemos una gran admiración por el Chelsea y sus aficionados y les deseamos lo mejor a los nuevos propietarios».

La oferta de los Ricketts por Chelsea había sido criticada por los seguidores de los Blues por correos electrónicos históricos del patriarca de la familia Joe Ricketts, que no participó en la oferta familiar por el club londinense, fue acusado de islamofobia en 2019 tras la filtración de correos electrónicos. Más tarde se disculpó por sus comentarios y la familia dijo en un comunicado el mes pasado que «rechaza cualquier forma de odio en los términos más enérgicos posibles».

Los fanáticos realizaron una pequeña manifestación en Stamford Bridge, pero los informes dijeron que la controversia no jugó ningún papel en el retiro de la oferta de Ricketts. El multimillonario ruso Abramovich puso a la venta el Chelsea el 2 de marzo después de la invasión rusa de Ucrania y posteriormente fue objeto de sanciones del Reino Unido.

Chelsea recibió una licencia especial del gobierno para continuar operando, aunque bajo términos estrictos. Abramovich no puede beneficiarse de la venta del Chelsea, pero ya había prometido cancelar la deuda del club de 1.500 millones de libras esterlinas (2.000 millones de dólares).

La retirada de los Ricketts deja al copropietario de los LA Dodgers, Todd Boehly, a Martin Broughton y al copropietario de los Boston Celtics, Steve Pagliuca, como los restantes postores del Chelsea.