Premier League: Chelsea podría verse obligado a una venta masiva de transferencias de verano

El Chelsea podría verse obligado a realizar una cantidad de ventas masiva este mercado de pases de verano para mantenerse a flote tras las sanciones paralizantes que le impuso el Gobierno.

El propietario de los blues, Roman Abramovich, ha visto congelados sus activos por parte del gobierno debido a su larga relación con el presidente ruso, Vladimir Putin, quien lanzó una invasión ilegal de Ucrania hace dos semanas. La sanción de Abramovich, que ahora tiene prohibido, entre otras cosasm vender el club, ha tenido un efecto devastador en el Chelsea, que actualmente no puede comprar ni vender jugadores ni tomar los ingresos de la jornada.

Por lo que, desde la dirigencia del equipo ingles se verán obligados a deshacerse de varios de sus altos ingresos para equilibrar las cuentas si el gobierno les otorga una licencia para vender jugadores.

Romelu Lukaku, Kai Havertez, N’Golo Kante y Timo Werner probablemente serían los primeros jugadores en venta debido a sus salarios astronómicos, debido a que, los internacionales de Bélgica y Alemania principalmente, tienen actualmente contratos de £ 325,000 y £ 310,000 por semana, respectivamente.

Por su parte, el campeon del mundo, Kante, se embolsa £ 290,000 a la semana, mientras que Werner se lleva a casa £ 270,000.
La congelación de los activos de Abramovich ha dejado al Chelsea en una situación financiera desesperada, ya que dependían en gran medida de los ingresos regulares de efectivo del oligarca desde que compró el club en julio de 2003 por 140 millones de libras esterlinas.

El equipo SW6 actualmente no recibe dinero, ya que se les ha impedido vender boletos y mercadería del club, y los registros financieros recientes han demostrado que el club solo tiene £ 16 millones en sus reservas de efectivo, lo que significa que no pueden pagar su enorme factura salarial de £ 28 millones.

Y tal como están las cosas, los ganadores de la Copa Carabo se enfrentan a la bancarrota el 28 de marzo, a menos que logren persuadir al Gobierno para que les permita vender, algo de lo que están de acuerdo, pero solo si existen garantías de que el compinche de Putin, Abramovich, no verá un solo centavo.