Premier League: La esperanza del Chelsea en medio del caos

La victoria de los Blues sobre Newcastle le dio un impulso, al menos a corto plazo, a los aficionados, que quedaron preocupados a raíz de las sanciones impuestas al propietario del club, Roman Abramovich. Thomas Tuchel gritó de alegría y levantó el puño después de que el Chelsea se llevara los tres puntos clave, al final contra el Newcastle el domingo.

La diferencia entre un punto y tres no habría sido enorme en esta etapa de la temporada, dado que una carga por el título de la Premier League es muy poco probable, mientras que las posibilidades de salir de los cuatro primeros serían probabilidades más buscadas por parte del equipo. Y luego de una semana angustiosa, por la imposibilidad, entre otras cosas, de que la afición no asociada no vaya a poder asistir al estadio el proximo encuentro, pero con la esperanza de poder seguir sumando puntos.

La operación futbolística dentro del club está mostrando su capacidad para tapar la cara negativa que atraviesan en la actualidad, ya que el propietario Roman Abramovich fue sancionado por el gobierno del Reino Unido y despojado de su dirección del club por la Premier League.

Ante esto, el entrenador dijo “Es importante tener la actitud correcta y también enfocarse en esto y ver la responsabilidad y lo que esto significa para estas personas. Incluso si es solo por 90 minutos. Cuando jugamos al fútbol durante el coronavirus, sabíamos que no podíamos curar el virus. Pero tratamos de dar algo de esperanza para que la gente pudiera sentir alegría, emoción, tal vez incluso enojo y entretenimiento».

Además, otro de gran importancia dentro del club, Havertz, agrego que «Es difícil para todos, no solo para nosotros, y lo sentimos por todos. Los fanáticos, los trabajadores, la academia, para todos es un momento difícil. Tratamos de dar todo por ellos en el momento. Si podemos darles momentos como este, es bueno porque son tiempos difíciles. Tratamos de hacer eso, y es una buena sensación» en relación de como afrontan desde el plantel la situación a la hora de tener que rendir dentro del campo.

A los Blues se les ha dado una licencia especial para seguir gastando, con los activos de Abramovich congelados. Tienen una asignación de £ 900,000 por juego de local, mientras que solo recibieron £ 20,000 para gastar en gastos de viaje a sus juegos fuera de casa. Los bancos han congelado las tarjetas de crédito del club y los patrocinadores Three y Hyundai han suspendido sus acuerdos con el club. Y para agregar, se le ha pedido al Chelsea que elimine esos logotipos de su equipo, pero no tiene el flujo de efectivo para resolver el problema. Hay rumores de que tendrán que tomar vuelos comerciales económicos a los partidos en lugar de jets privados.

El partido fuera de casa contra el Middlesbrough el sábado en la Copa FA será la primera vez que Chelsea no puede vender entradas a sus fanáticos, mientras que la tienda del club permanece cerrada y los programas de la jornada no se pueden comprar antes del inicio contra Newcastle. Con las negociaciones en curso tanto con los compradores como con el gobierno del Reino Unido, que ahora está involucrado en la venta del club, la gente del oeste de Londres teme por sus puestos de trabajo.