PSG: Las pintadas en el Parque de los Príncipes

El PSG, equipo en el que milita Lionel Messi, está en medio de uno de los momentos más críticos de la temporada después de su eliminación de la Champions League ante el Real Madrid en octavos de final. De igual manera, la goleada del fin de semana por 3-0 frente al Bordeaux no sirvió de nada para calmar los ánimos de la afición que continúan expresándose en contra no solo de su club y el entrenador, sino también de sus grandes estrellas.

En primer lugar, los silbidos a los grandes referentes, del equipo y sobre todo del futbol en general, como Neymar y Lionel Messi demuestran que el descontento y la furia de los fanáticos no termina, y por lo contrario, es cada vez aun mayor, recayendo sobre partes que no tienen la culpa. Éste lunes, las paredes de los tres edificios más emblemáticos del equipo francés, amanecieron con pintadas en contra de la dirigencia parisina, pero también hacia los jugadores.

El Parque de los Príncipes, una sede del equipo ubicada en Boulongne y el centro de entrenamientos Camp des Loges, en Saint Germain en Laye, tres lugares muy significativos para el equipo, fueron por la mañana las victimas de la representación grafica de la afición y su manera de expresarse.

En primer lugar, el estadio parisino, que es uno de los puntos turísticos más importantes de la ciudad y fue allí, en la entrada junto a las gigantografías de Lionel Messi y Gianluigi Donnarumma, fue los principales lugares donde decidieron llevar a cabo las pintadas, en las que exigían la salida del director deportivo (Leonardo) y la del presidente Nasser Al-Khelaifi.

Las paredes pintadas con los mensajes tan contundentes, no fueron la única representación del enojo de los hinchas, además hubo abucheos a los principales futbolistas durante el último partido del equipo y también al duro comunicado que presentaron los Ultras del PSG en el que pedían entre otras cosas la marcha del presidente Nasser Al-Khelafi. Los fanáticos más radicales instaron a la dirección del club a que “dimita”, una petición que se produce por primera vez desde la llegada al club francés de los propietarios cataríes en 2011.

“Sabemos que nuestro regreso (al fútbol de élite entre los grandes) se debe al presidente Nasser Al-Khelaifi, no hay nada personal pero es un hecho que no es el hombre adecuado de la situación. La situación del club necesita en adelante una reorganización completa a todos los niveles, incluida la presencia diaria del presidente”, fueron las palabras.